Estic al teu costat*Estoy a tu lado

A la Frida

A la Lucía

 

Estic al teu costat,
perfila el teu perfil
un dia senzill i el mar.

I mentre deixe anar
l’arena entre els dits, et conte
la part de mi
més fàcil.

Estic al teu costat,
i una seqüència de línies i línies
d’escuma blanca.

I sé agrair,
perquè ja em cal,
este moment senzill.
Així tan fàcil.

I mentre deixe anar
l’arena entre els dits,
deixe anar les coses.

I deixe anar les coses.
Així tan fàcil.

 

Fàcil. Huit, Clara Andrés

 

IMG_8803

La Lucía i jo. Imatge de Núria Ramos Buil, mare de la Lucía

 

A menudo, la Vida nos trae experiencias difíciles, dolorosas (…) En esos momentos, tenemos la posibilidad de cerrarnos, de negarlas o de proyectar ese dolor fuera de nosotros. Ahora bien, según lo que creo, es mucho más útil y honesto aceptar ese dolor como un grito de nuestro cuerpo a la Vida. El dolor forma parte de la Vida y, muchas veces, la Vida, a través del dolor, nos da la oportunidad de volver a estar con nosotros mismos.

Dolor. Ser para educar. Guillem Massot

 

Sovint aprenem a amagar el dolor, a negar-lo, com si el dolor no formés part dels processos de vida. És habitual sentir dir als més petits:”-no ploris!” “-no passa res!” “-ja està!”, tot intentant passar el més ràpid possible per la situació dolorosa mitjançant estratègies de negació o distracció. I així, poc a poc, anem aprenent a no mostrar el dolor que és inherent a la vida i que pot ser un dolor gran o petit, permanent o efímer, lleuger o profund…però que existeix, en un moment o altre, en tota vida. Últimament sento que acompanyar el dolor dels més petits és una oportunitat per connectar amb el meu propi dolor i acceptar viure’l, comprendre’l i tractar d’integrar-lo per poder viure més connectada amb el meu sentir i harmonitzar el meu cos amb les meves emocions i el meu pensar. Així que la narració que aquí comença és un sincer agraïment als infants a qui acompanyo i m’acompanyen en aquest camí de transformació i creixement mutu, als nadons de l’escola i a les meves estimades Frida i Lucía. Estic al vostre costat, esteu al meu costat. Hi som junts.

 

En el tipo de educación en la que creo, el dolor forma parte del abanico de experiencias que un niño puede sentir y, por lo tanto, creo, es importante que le acompañemos, con respeto, en su proceso de vivenciarlo.

 Dolor. Ser para educar. Guillem Massot

 
El ball de brins daurats amb blau de fons. Lucía (6 anys i 11 mesos)

 

T’has enfadat amb la mare i et refugies dalt d’una estructura des de la qual divises la immensitat del mar. T’observo mentre puges, àgil i amb determinació, i com t’instal.les ben amunt i romans immòbil. La quietud del teu cos és només interrompuda pels teus cabells que bressola la brisa. Brins daurats que trenquen el blau uniforme del cel i del mar.
Després d’una estona de soledat, de connexió íntima amb tu mateixa i el teu sentir, la mare puja dalt de l’estructura i observo les dues figures d’esquena: imagino com es miren i intueixo una dansa fluida de cossos que s’apropen sense negar el dolor que els ha separat i que és possible tornar a unir des de l’acceptació del propi sentir, ressonant una vora l’altra i integrant les emocions viscudes.
La mare és al teu costat. Mentre deixes anar les coses…

Baixes i m’acompanyes mentre miro l’horitzó. Et sento lleugera, propera, amb el dolor integrat dins teu i alhora fora de tu, en harmonia. Xerrem sobre el mar, la forma dels núvols, ens xiuxiuegem paraules dolces i ens deixem agombolar per la calma del moment.
Estic al teu costat. Mentre deixes anar les coses…

 

La bellesa de les llàgrimes sobre les teves galtes. Frida (1 any i 5 mesos)

 

Caus del llit, se sent un cop. Un segon de silenci abans del plor. Plores molt. Acceptes el consol del meu cos que tracta d’acollir el teu dolor sense condicions. No és fàcil resistir la tentació d’intentar passar ràpid per la situació, em costa sentir-te tan adolorida i espantada. Però el teu dolor em guia i aconsegueixo no tractar de distreure’t del teu sentir.
T’abraço, però et retires i crides, crides molt, amb el cos molt rígid. Crides més i les llàgrimes llisquen, intensament, per les teves galtes que habitualment somriuen. I sento que les teves galtes també m’agraden amb llàgrimes. Vesses més crits i llàgrimes i el teu cos, encara tens, es va deixant anar, recolzant el teu cap sobre la meva espatlla. Disminuixen els crits i les llàgrimes s’alternen amb alguns “papa” i “mama”. Et dic que la mare arribarà aviat i et segueixo abraçant i sento que el teu cos comença a relaxar-se i s’obre al consol que t’ofereixo. Seiem i s’alternen estones de plor, que cada vegada es fan més curtes, amb estones de silenci en el qual se sent la teva repiració encara molt agitada. T’acaricio la cama i retires la meva mà, indicant-me que aquest gest no t’agrada. Et bressolo i el plor va desapareixent i deixa pas a la teva respiració, encara entretallada, que va, poc a poc, trobant l’harmonia perduda. T’adorms. Et miro i respiro amb tu.
Estic al teu costat. Mentre deixes anar les coses…

 

Cuando acompaño el dolor de un niño, lo único que pretendo es estar a su lado, de tal manera que, mi actitud, le permita estar cerca de sí mismo, al lado de su dolor. Mi trabajo me ha enseñado que si quieres que un niño te tenga confianza y se abra, debes estar a su lado, sin dividir tu atención, siendo, para él, un espejo muy límpido, reflejarle sin crítica, sin proyección, con total e incondicional aceptación. Siguiendo a Gendlin, la brújula de mi actitud y de mis conductas está gobernada por el sentir del niño. Si lo que hago, y la manera como lo hago, le permiten seguir dentro de él, entonces, siento que voy por buen camino. Y, eso, casi siempre, abre en mí una puerta: la de mi propio dolor; la atención es la atención al otro y la atención a uno mismo. En esos momento, como quien medita y contempla, sigo al lado del niño y, a la vez, sigo al lado de mí mismo, sosteniendo eso que, poco a poco, se va abriendo. Como educador, permitir que los niños sientan su dolor y puedan expresarlo, siento que es algo muy digno. Me parece digno por dos razones: una, porque eso les mantiene conectados con al Vida y con todo aquello que la Vida puede ofrecerles; dos, porque eso les mantiene conectados con ellos mismos y, es allí, en ellos mismos, donde van a encontrar su propia Verdad. W. Reich (1897 – 1957) dijo que la prevención de la neurosis en el mundo solo será posible cuando aprendamos a cuidar de quien todavía está sano, de quien aún no fue dañado: nuestros niños.”

Dolor. Ser para educar. Guillem Massot

 
Caminar. Lucía (6 anys i 11 mesos)

Lucía:-Per què han de tornar a operar el teu…?
Tanit :-Perquè està malalt, té càncer.
Lucía:-Com una nena de la tele, tenia càncer i es va morir.
Tanit: -Si, a vegades quan tens càncer et pots morir però també et pots curar.

Em mires molt fixament, amb uns ulls profunds, i em dones la mà. I seguim caminant.
Estàs al meu costat. Mentre vaig deixant anar les coses…

 

A la Frida, per la bellesa del recorregut de les llàgrimes sobre les galtes i la possibilitat d’acompanyar-les.
A la Lucía, pels brins daurats que ballen més enllà de l’horitzó.
Al vostre costat, treure fora la tristesa sembla tan fàcil com deixar anar la sorra entre els dits. Gràcies, Frida i Lucía.

 

Article: Dolor. Guillem Massot. A: Ser para educar

 

*

A menudo aprendemos a esconder el dolor, a negarlo, como si el dolor no formara parte de los procesos de vida. Es habitual oír decir a los más pequeños: “- No llores!” “-No pasa nada!” “-Ya está!”, intentando pasar lo más rápido posible por la situación dolorosa mediante estrategias de negación o distracción. Y así, progresivamente, vamos aprendiendo a no mostrar el dolor que es inherente a la vida y que puede ser un dolor grande o pequeño, permanente o efímero, ligero o profundo … pero que existe, en un momento u otro, en toda vida. Últimamente siento que acompañar el dolor de los más pequeños es una oportunidad para conectar con mi propio dolor y aceptar vivirlo, comprenderlo y tratar de integrarlo para poder vivir más conectada con mi sentir y armonizar mi cuerpo con mis emociones y mi pensar. Así que la narración que aquí empieza es un sincero agradecimiento a los niños a los que acompaño y me acompañan en este camino de transformación y crecimiento mutuo, a los bebés de la escuela y a mis queridas Frida y Lucía. Estoy a vuestro lado, estáis a mi lado. Estamos juntos.

El baile de briznas doradas con azul de fondo. Lucía (6 años y 11 meses)

Te has enfadado con tu madre y te refugias en lo alto de una estructura desde la que divisas la inmensidad del mar. Te observo mientras subes, ágil y con determinación, y como te instalas bien arriba y permaneces inmóvil. La quietud de tu cuerpo sólo la interrumpen tus cabellos mecidos por la brisa. Briznas doradas que rompen el azul uniforme del cielo y del mar.
Después de un rato de soledad, de conexión íntima contigo misma y tu sentir, tu madre sube a la estructura y observo las dos figuras de espalda: imagino como se miran e intuyo una danza fluida de cuerpos que se acercan sin negar el dolor que les ha separado y que es posible volver a unir desde la aceptación del propio sentir, resonando una al lado de la otra e integrando las emociones vividas.
Tu madre está a tu lado. Mientras sueltas las cosas …

Bajas y me acompañas mientras miro el horizonte. Te siento ligera, cercana, con el dolor integrado dentro de ti ya la vez fuera de ti, en armonía. Charlamos sobre el mar, la forma de las nubes, nos susurramos palabras dulces y nos dejamos acunar por la calma del momento.
Estoy a tu lado. Mientras sueltas las cosas …

La belleza de las lágrimas sobre tus mejillas. Frida (1 año y 5 meses)

Caes de la cama, se oye un golpe. Un segundo de silencio antes del llanto. Lloras mucho. Aceptas el consuelo de mi cuerpo que trata de acoger tu dolor sin condiciones. No es fácil resistir la tentación de intentar pasar rápido por la situación, me cuesta sentirte tan dolorida y asustada. Pero tu dolor me guía y consigo no tratar de distraerte de tu sentir.
Te abrazo, pero te retiras y gritas, gritas mucho, con el cuerpo muy rígido. Gritas más y las lágrimas se deslizan, intensamente, por tus mejillas que habitualmente sonríen. Y siento que tus mejillas también me gustan con lágrimas. Derramas más gritos y lágrimas y tu cuerpo, todavía tenso, se va soltando, apoyando tu cabeza sobre mi hombro. Disminuyen los gritos y las lágrimas se alternan con algunos “papá” y “mamá”. Te digo que tu madre llegará pronto y te sigo abrazando y siento que tu cuerpo comienza a relajarse y se abre al consuelo que te ofrezco. Nos sentamos y alternan momentos de llanto, que cada vez se hacen más cortos, con ratos de silencio en el que se oye tu respiración aún muy agitada. Te acaricio la pierna y retiras mi mano, indicándome que este gesto no te gusta. Te acuno y el llanto va desapareciendo y deja paso a tu respiración, todavía entrecortada, pero que, lentamente, va encontrando la armonía perdida. Te duermes. Te miro y respiro contigo.
Estoy a tu lado. Mientras sueltas las cosas …

Caminar. Lucía (6 años y 11 meses)

Lucía: Por qué tienen que volver a operar a tu …?
Tanit: -Porque está enfermo, tiene cáncer.
Lucía: -Como una niña de la tele, tenía cáncer y se murió.
Tanit: -Si, a veces cuando tienes cáncer te puedes morir pero también te puedes curar.
Me miras muy fijamente, con unos ojos profundos, y me das la mano. Y seguimos caminando.
Estás a mi lado. Mientras voy soltando las cosas …

A Frida, por la belleza del recorrido de las lágrimas sobre las mejillas y la posibilidad de acompañarlas.

A Lucía, por las briznas doradas que bailan más allá del horizonte.

A vuestro lado, soltar tristezas parece tan fácil como dejar caer la arena entre los dedos. Gracias, Frida y Lucía.

En la tristesa d’una llàgrima, s’obre el món * En la tristeza de una lágrima, se abre el mundo

 

“…yo voy de ahora en más
a donde quiera que tú vayas (…)
por mas inconsistente
por mas fugaz que sea
la más fugaz de tus tristezas”

Organdí. Jorge Drexler

 

Una petita caiguda- fruit dels teus primers passos de setze mesos de vida- i els teus ulls brillen, i de sobte, es fan petits, apretats. Per les pestanyes humides hi llisquen delicades llàgrimes, que baixen lentament per la teves galtes generoses. Tracto d’abraçar-te amb el màxim silenci que sóc capaç, acompanyant el teu dolor per insignificant que pugui semblar als ulls d’un adult.

I a través del teu plor, connecto amb la meva tristesa i la sento, profunda, dins meu. Ressonància d’antigues ferides adormides, que surten del seu amagatall inconscient.

Deixar lloc a la llàgrima i permetre que vessi. Donar espai i temps per a que flueixi: sentir-la, transitar-la, travessar-la, perquè no s’estanqui i es pudreixi.

 

77546_482187548328_2222621_o

Autoretrat. Tanit Tänzer Domínguez (2010). Realitzat al taller The Self-Portrait Experience de Cristina Núñez

 

“La presencia es la consciencia de mi misma, de mis emociones, de mi cuerpo, de mis pensamientos. A partir de estar centrada en mí, puedo percibir a los otros desde allí. Consciente de mis emociones, mis pensamientos o mis impulsos puedo discernir lo que me es propio de lo que no, lo que puedo estar proyectando de mí, de mi historia, de mi carácter, de mi forma de ser y percibir el mundo en un conflicto o en cualquier situación. Esta consciencia de mí me permite estar disponible emocionalmente para el otro, me permite desarrollar la escucha en el sentido más amplio.”

La presencia del adulto acompañando el juego del niño. Verónica Antón

 

Presència de mi mateixa, en la tristesa d’una llàgrima, perquè la ferida es faci cura.

Presència entre nosaltres, en la tristesa d’una llàgrima, t’escolto i t’acompanyo.

T’acompanyo, en la tristesa d’una llàgrima, en l’alegria d’un somriure, en la ràbia d’un crit, en la por d’una caiguda, sempre.

T’acompanyo i creixo.

 

“Al decir de Agnès Szanto, el tiempo de los bebés es infinito, el instante de malestar o de sufrimiento es infinito como así también el de bienestar y el de alegría. Son las vivencias que dejan huellas, que abren o cierran al mundo. Esto implica para los adultos, la familia, los profesionales y la sociedad una gran responsabilidad y un extraordinario desafío porque es en los más pequeños detalles de la vida cotidiana que se concretan o naufragan las más bellas teorías.”

Los
 organizadores 
del
 Desarrollo. 
Myrtha
 Hebe
 Chokler

 

En la tristesa d’una llàgrima, s’obre el món.

A la Frida, per les boniques galtes i llàgrimes que confien en el meu consol.

A la Núria, pel món que s’obre en la seva companyia.

Gràcies a les sessions de dansa de  Maria Tänzer,

un lloc on és possible ballar tristeses, ràbies i alegries i obrir-se al món

amb energies renovades.

 

P1013871

Imatge: Anna Viñas

 

*

Una pequeña caída-fruto de tus primeros pasos de dieciséis meses- y tus ojos brillan, y de golpe, se hacen pequeños, apretados. Por las pestañas húmedas se deslizan delicadas lágrimas, que bajan lentamente por tus generosas mejillas. Trato de abrazarte con el máximo silencio que soy capaz, acompañando tu dolor por insignificante que pueda parecer bajo la mirada de un adulto.

Y a través de tu llanto, conecto con mi tristeza y la siento, profunda, dentro de mí. Resonancia de antiguas heridas adormecidas, que salen de su escondite inconsciente.

Dejar lugar a la lágrima y permitir que se derrame. Dar espacio y tiempo para que fluya: sentirla, transitarla, atravesarla, para que no se estanque y se pudra.

Presencia de mí misma, en la tristeza de una lágrima, para que la herida cure.

Presencia entre nosotras, en la tristeza de una lágrima, te escucho y te acompaño.

Te acompaño, en la tristeza de una lágrima, en la alegría de una sonrisa, en la rabia de un grito, en el miedo de una caída, siempre.

Te acompaño y crezco.

En la tristeza de una lágrima, se abre el mundo.

Cantas y baila el corazón

A Jorge Drexler

A Maria y Frida, Núria y Lucía,  Anna y Nil

A mi abuela

TanitFridaNuria_peke

Foto: Martí Casanellas

Cantas y baila el corazón.
Cesa la música. Telón.
Camino en la noche,
silenciosa y vibrante.
Será porque hoy vuelvo a bailar con mi hermana
diez años después de nuestro primer concierto,
con canas y arrugas de más,
-grietas del tiempo que transcurre-
algo frágil, pero abierta, valiente.

Baila el corazón, de alegría y añoranza,
cuando cantas “no hay nada como tu amor
como medio de transporte”:
será que resuena la voz de tres años de Lucía
con una flor de final de verano entre sus manos.
Será el recuerdo de mi abuela
y la sensación de su presencia,
caricia mágica del alma.

Baila el corazón, de amor,
cuando cantas “Data, data”:
será que evocamos la sonrisa
de la querida y pequeña Frida
cuando balbucea “ta-ta-ta-ta”
en sus primeras palabras de bebé.

Baila el corazón, de complicidad,
cuando cantas “ya he dejado que se empañe
la ilusión de que vivir es indoloro”:
será que siento a Núria, mi bailarina preferida,
vibrando en la alegría y la tristeza,
bailando siempre a mi lado.

Baila el corazón, de delicadeza,
cuando tu voz se hace silencio:
será por el mensaje de una amiga
que anuncia los primeros movimientos de su bebé
dentro del vientre que le acoge y da cobijo.

Cantas y baila el corazón.
Será que cantas, diez años después,
y mente, cuerpo y corazón
vibran como si nos cantaras por primera vez.

 

Gracias, Jorge Drexler. Cantas y baila el corazón.

 

Bailar en la cueva. Jorge Drexler
Teatro Barts, 4 de marzo de 2015

bailar_en_la_cueva

Foto: Web de Jorge Drexler

Als teus ulls*En tus ojos

 

 Als teus petits i profunds ulls, F., que sempre són  una invitació a mirar(-se)

 

Yo digo que el tiempo borra

la huella de tu mirada, 

mi zamba dice: no hay huella

que dure más en el alma. 

 

Zamba del olvido. Jorge Drexler

     

     

ojos2def

 

Me veo en tus ojos cuando te miro

mientras me despierto

mientras pienso

mientras me peino

mientras me escondo  

 

                                                                               

entusojos4defi

 

Me veo en tus ojos cuando me miras

mientras me visto

mientras como

mientras trabajo

mientras descanso

 

ojos3def

 

Estoy en tus ojos cuando te miro,

y tú en los míos.

 

En tus ojos. Mónica Gutiérrez Serna

 

ojos1

Als teus ulls, jo. Tu, en els meus.

Ens mirem i present, només, present.

En els teus ulls, em miro i em (re)conec.

***

En tus ojos, yo. Tú, en los míos.

Nos miramos y presente, tan sólo, presente.

En tus ojos, me miro y me (re)conozco.

De nit…*De noche…

 

Te miro dormir y te nombro.

Te miro y no salgo de mi asombro.

Qué aliento te deletrea

para que mi corazón te lea…

 

Organdí.   Jorge Drexler

 

  De nit… et miro dormir plàcidament. Foscor i silenci.

Frida dormint

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Petits moviments anuncien el teu despertar i m’estiro aprop teu. Alces el cap i els teus ullets mig tancats em miren fugaçment, intuïnt la meva presència. Dic el teu nom i el meu.

Els moviments s’amplien, subtil i lentament, fins que el teu cos arriba on és el meu. I així romanem, una vora l’altre, omplint el buit de la nit.

Et vas despertant i el teu petit cos rondina. Delicadament, el meu cos t’acull i els meus braços et bressolen, com si tractéssin d’explicar-te que la mare arribarà aviat i que mentre transcorre l’espera, gaudim d’estar en companyia. Et bressolo i la meva veu entona, suaument, “te miro dormir…”. Els nostres cors ballen en la nit.

 

“Françoise Dolto explica cómo el ruido del corazón es un significante de base pretémporo-espacial, por lo tanto fetal, (…) cuando están en los brazos y uno no puede consolarlos porque no sabe qué les aflige, llega espontáneamente a los adultos el impulso de mecer a los niños, con un ritmo pendular. Todo sucede como si algo de la vida arcaica placentaria estuviera simbolizado de alguna manera para el niño mediante ese comportamiento tan generalizado que debe tener un sentido. Los ritmos, concluye Dolto, son extremadamente importantes en la constitución del sentimiento de seguridad.”

Del sostén a la transgresión. El cuerpo en la crianza. Daniel Calmels

 
Arriba la mare i s’omple el buit. La foscor i el silenci de la nit t’embolcallen i et protegeixen.

Camino cap a casa recordant el teu son plàcid i sento que el meu cor balla amb el teu i que ambdós es fonen en la nit. Una nit que ens embolcalla i ens protegeix.
 

De nit…et miro i el cor balla.

 

mecer

 

***

 

De noche… te miro dormir plácidamente. Oscuridad y silencio.

Pequeños movimientos anuncian tu despertar y me tumbo cerca de ti.

Alzas la cabeza, tus ojitos medio cerrados me miran fugazmente, intuyendo mi presencia. Digo tu nombre y el mío.

Los movimientos se amplían, sutil y lentamente, hasta que tu cuerpo llega donde está el mío. Y así permanecemos, una cerca de la otra, llenando el vacío de la noche.

Vas despertando y tu pequeño cuerpo se queja. Delicadamente, mi cuerpo te acoge y mis brazos te mecen, como si trataran de explicarte que tu madre llegará pronto y que en la espera, disfrutemos de estar en compañía. Te mezo y mi voz entona, suavemente, “…te miro dormir…”, mientras nuestros corazones bailan en la noche.

 

“Françoise Dolto explica cómo el ruido del corazón es un significante de base pretémporo-espacial, por lo tanto fetal, (…) cuando están en los brazos y uno no puede consolarlos porque no sabe qué les aflige, llega espontáneamente a los adultos el impulso de mecer a los niños, con un ritmo pendular. Todo sucede como si algo de la vida arcaica placentaria estuviera simbolizado de alguna manera para el niño mediante ese comportamiento tan generalizado que debe tener un sentido. Los ritmos, concluye Dolto, son extremadamente importantes en la constitución del sentimiento de seguridad.”

Del sostén a la transgresión. El cuerpo en la crianza. Daniel Calmels

 

Llega tu madre y se llena el vacío. La oscuridad y el silencio de la noche te envuelven y te protegen.

Camino hacia mi casa recordando tu sueño plácido y siento que mi corazón baila con el tuyo y que ambos se funden en la noche.

Una noche que nos envuelve y nos protege.

 

De noche…te miro y el corazón baila.

Acompanyar

A  la Frida

 

Avui recordo el teu naixement.

Espero notícies de la teva inminent arribada mentre et cuso un regal de benvinguda. Fils i agulles entre les meves mans, lentes i laborioses, com si es preparessin per rebre’t amb delicadesa.

Alguns fils i hores després, sento la veu de la teva mare (la meva germana) i de fons, el teu plor, intens i ple de vida, que inunda tot el meu ésser. Les vostres veus ressonen en mi i les llàgrimes es desborden, alegrement, en plenitud, recorrent cos i ànima.

I malgrat no ens coneixem, sento que un fil, invisible i profund, ens recorre i ens uneix, donant sentit a la vida. Un fil fort com el que t’ha unit a la teva mare durant nou mesos i que ara continuarà enfortint-se, flexible, per descobrir un nou món en companyia, sense perdre la calidesa del ventre matern que et va acollir en els primers temps de la teva existència.

Neixes lentament, amb respecte pel teu ritme i desig d’arribar al món, mentre les meves mans, que remenen fils, senten una emoció profunda que em fa pensar com acompanyar els processos de vida amb amor i respecte. La teva existència m’acompanya per fer possible el meu desig.

 

IMG_8509

La meva germana Maria i la seva filla Frida, en el seu cinquè dia de vida juntes

 

Estimada Maria, gràcies per acompanyar la Frida amb amor i respecte i per compartir els fils dels vostres processos de vida amb mi.

Estimada Frida, espero saber acompanyar-te en el teu procés, únic i meravellós, de vida. Avui recordo el teu naixement i l’emoció que va sentir el meu ésser retorna en forma d’agraïment a la vida per donar-me l’oportunitat de créixer juntes.

Especialment agraïda a totes les persones que m’inspiren i animen a seguir recorrent nous camins de relació amb la infància. Gràcies a les paraules, sentides fa uns dies,  de la psicòloga Verónica Antón sobre l’acompanyament emocional dels infants que encara ressonen en mi.

 

***

A Frida

 

Hoy recuerdo tu nacimiento.

Espero noticias de tu inminente llegada mientras coso un regalo de bienvenida. Hilos y agujas entre mis manos, lentas y laboriosas, como si se prepararan para recibirte con delicadeza.

Algunos hilos y horas después, oigo la voz de tu madre (mi hermana) y de fondo, tu llanto, intenso y rebosante de vida, que inunda todo mi ser. Vuestras voces resuenan en mí y las lágrimas se desbordan, alegremente, en plenitud, recorriendo cuerpo y alma.

Y a pesar de no conocernos, siento que un hilo, invisible y profundo, nos recorre y nos une, dando sentido a la vida. Un hilo fuerte como el que te ha unido a tu madre durante nueve meses y que ahora, continuará enforteciéndose, flexible, para descubrir un nuevo mundo en compañía, sin perder la calidez del vientre materno que te cobijó en los primeros tiempos de tu existencia.

Naces lentamente, con respeto por tu propio ritmo y deseo de llegar al mundo, mientras mis manos, que remueven hilos,  sienten una emoción profunda que me hace pensar como acompañar los procesos de vida con amor y respeto. Tu existencia me acompaña para hacer posible mi deseo.

 

Querida María, gracias por acompañar a Frida con amor y respeto y por compartir los hilos de vuestros procesos de vida conmigo.

Querida Frida, espero saber acompañarte en tu proceso, único y maravilloso, de vida. Hoy recuerdo tu nacimiento y la emoción que sintió mi ser vuelve en forma de agradecimiento a la vida por darme la oportunidad de crecer juntas.

Especialmente agradecida a todas las personas que me inspiran y animan a seguir recorriendo nuevos caminos de relación con la infancia. Gracias a las palabras de la psicóloga Verónica Antón, escuchadas recientemente, sobre el acompañamiento emocional de los niños y niñas que todavía resuenan en mí.

El fil secret *Hilo secreto

 

         5 de gener de 2014

 

 

Surt el sol i es percep, encara, el silenci de la nit que s’acaba. Només se sent el vent i la calidesa del nostre vestit.

***

Amanece y se percibe, todavía, el silencio de la noche que termina. Sólo se oye el viento y la calidez de nuestro vestido.

 

collagebloc

 

El silenci acull els meus passos i el nostre vestit em protegeix del vent. Un vent fort que és l’únic que trenca aquest silenci de matí de diumenge. Penso en aquell dia de fa un any quan vaig saber que marxaves, durant el qual no vaig poder parar de caminar perquè el buit no s’imposés. Avui torno a caminar sentint el vent i la presència del  teu record.

***

El silencio acoge mis pasos y nuestro vestido me protege del viento. Un viento fuerte que rompe este silencio de mañana de domingo. Pienso en aquel día de hace un año cuando supe de tu partida, durante el que no pude parar de caminar para que el vacío no acabara imponiéndose. Hoy vuelvo a caminar sintiendo el viento y la presencia de tu recuerdo.

boscgeneralbloc

fullesbloc

Tanitbloc

 

Camino sentint el vent i la teva presència. Una presència invisible i fugaç, com els records que avui m’envaixen. I penso en una història d’amor que van recórrer els meus ulls uns dies abans de la teva partida, feta de delicats fils que es movien entre instants de presència-absència, en un subtil equilibri entre el visible i l’invisible:

 ***

Camino sintiendo el viento y tu presencia. Una presencia invisible y fugaz, como los recuerdos que hoy me invaden. Y pienso en una historia de amor que recorrieron mis ojos unos días antes de tu partida, hecha de delicados hilos que se movían entre instantes de presencia-ausencia, en un sutil equilibrio entre lo visible y lo invisible:

 

“Antiguamente, si alguien tenía un secreto que no quería compartir, subía a una montaña en busca de un árbol, le hacía un agujero y susurraba el secreto. Luego lo tapaba con barro y dejaba el secreto ahí para siempre”.

In the mood for love. Wong Kar Wai

 

collage2bloc

 

Així que avui camino i ofereixo el meu fil-xiuxiueg al vent.  Fil que fa visible el teu record, record que esdevé presència. Una presència que recorre l’aire i s’extén entre els troncs, les fulles, la terra humida per la pluja i que es fon amb el vent…presència que torna a fer-se invisible i etèrea, que travessa el meu cos i m’acull.

***

Así que hoy camino y ofrezco mi hilo-susurro al viento. Hilo que hace visible tu recuerdo, recuerdo que deviene presencia. Una presencia que recorre el aire y se extiende entre los troncos, las hojas, la tierra húmeda por la lluvia y que se funde con el viento…presencia que vuelve a hacerse invisible y etérea, que atraviesa mi cuerpo y me da cobijo.

 

detallarbre2bloc

detallarbre3bloc

fils2bloc

filsbloc

detallfilbloc

En record a la meva àvia, pel fil secret de la vida

***

En memoria de mi abuela, por el hilo secreto de la vida

Fils

“…la riqueza de diversidad de objetos, materiales y paredes que hablan y que comunican. Objetos no inertes, sino con vida, que habitan con ánima el espacio (…) Los objetos son significativos porque se interpretan desde un entramado de relaciones de gran complejidad (…) El objeto establece campos de emoción, campos de continuidad entre nosotros, el espacio y los objetos que lo habitan (…) los objetos como constructores de espacios, redes, horizontes, paisajes (…) campos semánticos para que resuenen como un asombro ante el mundo que tiende hilos entre sujeto y objeto, hilos de una relación de múltiples instantes así como de activación de la memoria y de la ensoñación.”

La estética en el pensamiento y obra pedagógica de Loris Malaguzzi. Alfredo Hoyuelos

 

teles2

mamacalculant

teles

detallteles

 

Trama de fils que es transformaran, gràcies a l’acció delicada i entregada de mans artesanes, en coixins i cortines amb l’intenció de fer més bonica l’escola. Matèria senzilla que amaga molts fils per descobrir i enllaçar: temps infinit de dedicació, pensaments, tries, accions, càlculs, converses amb botiguers experts en calcular metres i tallar teles d’altres, de fer rentadores, de records i memòria d’àvies amb qui vam aprendre a cosir i a estimar els fils i agulles, de relació entre mares i filles…fils que connecten, fils-pont.

calculsbloc

mamaestenent

robaestesa1

robaestesa2

detallmama

robaestesa3

Tanitdocumentant

Degas

Fils que en arribar a l’escola, s’entrellaçaran amb els pensaments, accions i emocions dels infants, famílies i mestres per a construir un hàbitat càlid i acollidor.

puntcreu

Un espai d’infinits fils per estirar i entrellaçar. Fils d’amor i emoció per viure.

fils

A les mans artesanes i col.laboradores de la meva mare, mil gràcies!

Fragments

                                                                                                                                 

                                                                                           Fragments

                                                                                            de silenci,

                                                                                            memòria.

                                                                                            Fragments

                                                                                            en el so

                                                                                            delicat

                                                                                           -imperceptible-

                                                                                           de les agulles,

                                                                                           dels fils.

                                                                                           Fragments

                                                                                           que esdeven

                                                                                           teixit.

                                                                                           Fragments

                                                                                          d’ésser.

                                                                                          Fragments.

 

                                                                                 Tanit Tänzer Domínguez

 

5

2

4

1

3

 

En memòria de la meva àvia, Maria Ara Cutillas

(11 de febrer de 1918 – 6 de gener de 2013)

De camí al mar…

 

Las lágrimas van al cielo
y vuelven a tus ojos desde el mar.
El tiempo se va, se va y no vuelve
y tu corazón va a sanar
va a sanar
va a sanar…

Sanar. Jorge Drexler

 

A la Lucía, per buscar els camins per arribar al mar 

En memòria de generacions sàvies que s’apaguen però que segueixen il.luminant el camí i guiant els nostres passos

 

Fa algunes setmanes que no et veig i proposes arribar fins al mar.

Poc després de retrobar-nos, m’expliques que la Joana Raspall ha mort i que a casa tens dos llibres seus. Et dic que sento que la poetessa deu haver passat cent anys de vida feliços escrivint i que sempre podrem recordar-la a través de les seves paraules.
També em dius que ha mort un home de qui no recordes el nom que va lluitar pels negres del món. Et dic el seu nom i m’expliques que va lluitar contra homes blancs dolents i mentre passegem direcció al mar, un mar encara llunyà, tracto d’explicar-te, amb paraules que pugui entendre un infant de cinc anys, que més enllà de la dicotomia blanc-negre/bo-dolent, Nelson Mandela va haver de pensar, parlar i fer molt tant amb blancs com amb negres per arribar a bon port.

Seguim caminant i deus sentir la conversa entre la teva mare i jo quan recordem que Nelson Mandela va estar gairebé trenta anys a la presó, perquè en algun moment fas referència a la paraula delinqüència. Seguim parlant de blancs, negres, presons, pau, guerra…i seguim caminant.
Caminem i de sobte em dones la mà i preguntes:
-“Tanit, i nosaltres què som?”

No sé què som, només sé que anem camí del mar, un mar encara llunyà.  I recordo la meva àvia.

Calidesa i silenci.

mar1

Seguim caminant i després de recórrer uns quants carrers que ens fan sentir el mar més proper, parlem del Nadal i et proposo un dia de les vacances per fer galetes amb la meva mare que fa molt temps que no et veu i t’enyora. I t’explico que la meva mare sempre em pregunta per tu i que quan ho fa no et diu pel teu nom, Lucía, sinó que et diu “Uruguau”. Et pregunto si recordes d’on ve aquest sobrenom i el teu mig somriure em fa intuir que desitges que t’ho recordi. O potser sóc jo qui necessito recordar-ho. Ho recordem. La meva mare et diu així des d’un dia de setembre de 2011 que vas inventar per primer cop aquesta paraula en una conversa que ens va arribar al cor:

Lucía: Qui t’ha donat aquesta sorra?
Tanit: La meva germana. Me la va portar d’una platja que està molt lluny, a l’Uruguay. Saps qui va néixer a l’Uruguay? El Drexler! I com que la meva germana sap que m’agrada molt, me l’ha portat de record. S’hi ha d’anar en avió, és un viatge molt llarg. Quan tingui diners, hi aniré de viatge.
Lucía: A mi també m’agrada molt el Drexler i l'”Uruguau”! Saps que a la guardiola tinc molts diners? La podem trencar quan estigui plena i anar a l'”Uruguau”, la Tanit, la Lucía i la mama. Saps què penso? Que l'”Uruguau” no deu estar més lluny que Cabrera!

Et recordo que tenies tres anys i que vam sentir molta emoció amb les teves paraules i m’abraces i sospires tot dient: “Aix, com passa el temps!”

No sé si podrem salvar la distància entre els mars de Cabrera i l’Uruguay

i el temps que inevitablement transcorre,

només sento que m’abraces profundament i que el mar és, aquí i ara, entre els nostres braços.

Calidesa i presència.

mar2

Passa el matí d’un diumenge qualsevol i no arribem al mar. El temps fuig, els peus estan cansats i el mar encara s’intueix massa llunyà.

Marxes a dinar i acomiado el matí abraçant la meva neboda Frida, d’un mes i una setmana de vida, que avui estrena el vestit que li vaig regalar en néixer.
I penso en els camins per arribar al mar que ens esperen per recórrer entre nosaltres, plens de preguntes i tal vegada d’algunes respostes. Camins que tracen el temps i la distància, camins que guareixen el cor.

Gràcies, Lucía i Frida, pels camins recorreguts i pels que ens esperen per recórrer.

No sé si arribarem al mar, però seguirem caminant en companyia.

En amor i bona companyia.

mar3