Cantas y baila el corazón

A Jorge Drexler

A Maria y Frida, Núria y Lucía,  Anna y Nil

A mi abuela

TanitFridaNuria_peke

Foto: Martí Casanellas

Cantas y baila el corazón.
Cesa la música. Telón.
Camino en la noche,
silenciosa y vibrante.
Será porque hoy vuelvo a bailar con mi hermana
diez años después de nuestro primer concierto,
con canas y arrugas de más,
-grietas del tiempo que transcurre-
algo frágil, pero abierta, valiente.

Baila el corazón, de alegría y añoranza,
cuando cantas “no hay nada como tu amor
como medio de transporte”:
será que resuena la voz de tres años de Lucía
con una flor de final de verano entre sus manos.
Será el recuerdo de mi abuela
y la sensación de su presencia,
caricia mágica del alma.

Baila el corazón, de amor,
cuando cantas “Data, data”:
será que evocamos la sonrisa
de la querida y pequeña Frida
cuando balbucea “ta-ta-ta-ta”
en sus primeras palabras de bebé.

Baila el corazón, de complicidad,
cuando cantas “ya he dejado que se empañe
la ilusión de que vivir es indoloro”:
será que siento a Núria, mi bailarina preferida,
vibrando en la alegría y la tristeza,
bailando siempre a mi lado.

Baila el corazón, de delicadeza,
cuando tu voz se hace silencio:
será por el mensaje de una amiga
que anuncia los primeros movimientos de su bebé
dentro del vientre que le acoge y da cobijo.

Cantas y baila el corazón.
Será que cantas, diez años después,
y mente, cuerpo y corazón
vibran como si nos cantaras por primera vez.

 

Gracias, Jorge Drexler. Cantas y baila el corazón.

 

Bailar en la cueva. Jorge Drexler
Teatro Barts, 4 de marzo de 2015

bailar_en_la_cueva

Foto: Web de Jorge Drexler

Enviar comentari

  

  

  


*

pots fer servir aquests HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>