Estic al teu costat*Estoy a tu lado

A la Frida

A la Lucía

 

Estic al teu costat,
perfila el teu perfil
un dia senzill i el mar.

I mentre deixe anar
l’arena entre els dits, et conte
la part de mi
més fàcil.

Estic al teu costat,
i una seqüència de línies i línies
d’escuma blanca.

I sé agrair,
perquè ja em cal,
este moment senzill.
Així tan fàcil.

I mentre deixe anar
l’arena entre els dits,
deixe anar les coses.

I deixe anar les coses.
Així tan fàcil.

 

Fàcil. Huit, Clara Andrés

 

IMG_8803

La Lucía i jo. Imatge de Núria Ramos Buil, mare de la Lucía

 

A menudo, la Vida nos trae experiencias difíciles, dolorosas (…) En esos momentos, tenemos la posibilidad de cerrarnos, de negarlas o de proyectar ese dolor fuera de nosotros. Ahora bien, según lo que creo, es mucho más útil y honesto aceptar ese dolor como un grito de nuestro cuerpo a la Vida. El dolor forma parte de la Vida y, muchas veces, la Vida, a través del dolor, nos da la oportunidad de volver a estar con nosotros mismos.

Dolor. Ser para educar. Guillem Massot

 

Sovint aprenem a amagar el dolor, a negar-lo, com si el dolor no formés part dels processos de vida. És habitual sentir dir als més petits:”-no ploris!” “-no passa res!” “-ja està!”, tot intentant passar el més ràpid possible per la situació dolorosa mitjançant estratègies de negació o distracció. I així, poc a poc, anem aprenent a no mostrar el dolor que és inherent a la vida i que pot ser un dolor gran o petit, permanent o efímer, lleuger o profund…però que existeix, en un moment o altre, en tota vida. Últimament sento que acompanyar el dolor dels més petits és una oportunitat per connectar amb el meu propi dolor i acceptar viure’l, comprendre’l i tractar d’integrar-lo per poder viure més connectada amb el meu sentir i harmonitzar el meu cos amb les meves emocions i el meu pensar. Així que la narració que aquí comença és un sincer agraïment als infants a qui acompanyo i m’acompanyen en aquest camí de transformació i creixement mutu, als nadons de l’escola i a les meves estimades Frida i Lucía. Estic al vostre costat, esteu al meu costat. Hi som junts.

 

En el tipo de educación en la que creo, el dolor forma parte del abanico de experiencias que un niño puede sentir y, por lo tanto, creo, es importante que le acompañemos, con respeto, en su proceso de vivenciarlo.

 Dolor. Ser para educar. Guillem Massot

 
El ball de brins daurats amb blau de fons. Lucía (6 anys i 11 mesos)

 

T’has enfadat amb la mare i et refugies dalt d’una estructura des de la qual divises la immensitat del mar. T’observo mentre puges, àgil i amb determinació, i com t’instal.les ben amunt i romans immòbil. La quietud del teu cos és només interrompuda pels teus cabells que bressola la brisa. Brins daurats que trenquen el blau uniforme del cel i del mar.
Després d’una estona de soledat, de connexió íntima amb tu mateixa i el teu sentir, la mare puja dalt de l’estructura i observo les dues figures d’esquena: imagino com es miren i intueixo una dansa fluida de cossos que s’apropen sense negar el dolor que els ha separat i que és possible tornar a unir des de l’acceptació del propi sentir, ressonant una vora l’altra i integrant les emocions viscudes.
La mare és al teu costat. Mentre deixes anar les coses…

Baixes i m’acompanyes mentre miro l’horitzó. Et sento lleugera, propera, amb el dolor integrat dins teu i alhora fora de tu, en harmonia. Xerrem sobre el mar, la forma dels núvols, ens xiuxiuegem paraules dolces i ens deixem agombolar per la calma del moment.
Estic al teu costat. Mentre deixes anar les coses…

 

La bellesa de les llàgrimes sobre les teves galtes. Frida (1 any i 5 mesos)

 

Caus del llit, se sent un cop. Un segon de silenci abans del plor. Plores molt. Acceptes el consol del meu cos que tracta d’acollir el teu dolor sense condicions. No és fàcil resistir la tentació d’intentar passar ràpid per la situació, em costa sentir-te tan adolorida i espantada. Però el teu dolor em guia i aconsegueixo no tractar de distreure’t del teu sentir.
T’abraço, però et retires i crides, crides molt, amb el cos molt rígid. Crides més i les llàgrimes llisquen, intensament, per les teves galtes que habitualment somriuen. I sento que les teves galtes també m’agraden amb llàgrimes. Vesses més crits i llàgrimes i el teu cos, encara tens, es va deixant anar, recolzant el teu cap sobre la meva espatlla. Disminuixen els crits i les llàgrimes s’alternen amb alguns “papa” i “mama”. Et dic que la mare arribarà aviat i et segueixo abraçant i sento que el teu cos comença a relaxar-se i s’obre al consol que t’ofereixo. Seiem i s’alternen estones de plor, que cada vegada es fan més curtes, amb estones de silenci en el qual se sent la teva repiració encara molt agitada. T’acaricio la cama i retires la meva mà, indicant-me que aquest gest no t’agrada. Et bressolo i el plor va desapareixent i deixa pas a la teva respiració, encara entretallada, que va, poc a poc, trobant l’harmonia perduda. T’adorms. Et miro i respiro amb tu.
Estic al teu costat. Mentre deixes anar les coses…

 

Cuando acompaño el dolor de un niño, lo único que pretendo es estar a su lado, de tal manera que, mi actitud, le permita estar cerca de sí mismo, al lado de su dolor. Mi trabajo me ha enseñado que si quieres que un niño te tenga confianza y se abra, debes estar a su lado, sin dividir tu atención, siendo, para él, un espejo muy límpido, reflejarle sin crítica, sin proyección, con total e incondicional aceptación. Siguiendo a Gendlin, la brújula de mi actitud y de mis conductas está gobernada por el sentir del niño. Si lo que hago, y la manera como lo hago, le permiten seguir dentro de él, entonces, siento que voy por buen camino. Y, eso, casi siempre, abre en mí una puerta: la de mi propio dolor; la atención es la atención al otro y la atención a uno mismo. En esos momento, como quien medita y contempla, sigo al lado del niño y, a la vez, sigo al lado de mí mismo, sosteniendo eso que, poco a poco, se va abriendo. Como educador, permitir que los niños sientan su dolor y puedan expresarlo, siento que es algo muy digno. Me parece digno por dos razones: una, porque eso les mantiene conectados con al Vida y con todo aquello que la Vida puede ofrecerles; dos, porque eso les mantiene conectados con ellos mismos y, es allí, en ellos mismos, donde van a encontrar su propia Verdad. W. Reich (1897 – 1957) dijo que la prevención de la neurosis en el mundo solo será posible cuando aprendamos a cuidar de quien todavía está sano, de quien aún no fue dañado: nuestros niños.”

Dolor. Ser para educar. Guillem Massot

 
Caminar. Lucía (6 anys i 11 mesos)

Lucía:-Per què han de tornar a operar el teu…?
Tanit :-Perquè està malalt, té càncer.
Lucía:-Com una nena de la tele, tenia càncer i es va morir.
Tanit: -Si, a vegades quan tens càncer et pots morir però també et pots curar.

Em mires molt fixament, amb uns ulls profunds, i em dones la mà. I seguim caminant.
Estàs al meu costat. Mentre vaig deixant anar les coses…

 

A la Frida, per la bellesa del recorregut de les llàgrimes sobre les galtes i la possibilitat d’acompanyar-les.
A la Lucía, pels brins daurats que ballen més enllà de l’horitzó.
Al vostre costat, treure fora la tristesa sembla tan fàcil com deixar anar la sorra entre els dits. Gràcies, Frida i Lucía.

 

Article: Dolor. Guillem Massot. A: Ser para educar

 

*

A menudo aprendemos a esconder el dolor, a negarlo, como si el dolor no formara parte de los procesos de vida. Es habitual oír decir a los más pequeños: “- No llores!” “-No pasa nada!” “-Ya está!”, intentando pasar lo más rápido posible por la situación dolorosa mediante estrategias de negación o distracción. Y así, progresivamente, vamos aprendiendo a no mostrar el dolor que es inherente a la vida y que puede ser un dolor grande o pequeño, permanente o efímero, ligero o profundo … pero que existe, en un momento u otro, en toda vida. Últimamente siento que acompañar el dolor de los más pequeños es una oportunidad para conectar con mi propio dolor y aceptar vivirlo, comprenderlo y tratar de integrarlo para poder vivir más conectada con mi sentir y armonizar mi cuerpo con mis emociones y mi pensar. Así que la narración que aquí empieza es un sincero agradecimiento a los niños a los que acompaño y me acompañan en este camino de transformación y crecimiento mutuo, a los bebés de la escuela y a mis queridas Frida y Lucía. Estoy a vuestro lado, estáis a mi lado. Estamos juntos.

El baile de briznas doradas con azul de fondo. Lucía (6 años y 11 meses)

Te has enfadado con tu madre y te refugias en lo alto de una estructura desde la que divisas la inmensidad del mar. Te observo mientras subes, ágil y con determinación, y como te instalas bien arriba y permaneces inmóvil. La quietud de tu cuerpo sólo la interrumpen tus cabellos mecidos por la brisa. Briznas doradas que rompen el azul uniforme del cielo y del mar.
Después de un rato de soledad, de conexión íntima contigo misma y tu sentir, tu madre sube a la estructura y observo las dos figuras de espalda: imagino como se miran e intuyo una danza fluida de cuerpos que se acercan sin negar el dolor que les ha separado y que es posible volver a unir desde la aceptación del propio sentir, resonando una al lado de la otra e integrando las emociones vividas.
Tu madre está a tu lado. Mientras sueltas las cosas …

Bajas y me acompañas mientras miro el horizonte. Te siento ligera, cercana, con el dolor integrado dentro de ti ya la vez fuera de ti, en armonía. Charlamos sobre el mar, la forma de las nubes, nos susurramos palabras dulces y nos dejamos acunar por la calma del momento.
Estoy a tu lado. Mientras sueltas las cosas …

La belleza de las lágrimas sobre tus mejillas. Frida (1 año y 5 meses)

Caes de la cama, se oye un golpe. Un segundo de silencio antes del llanto. Lloras mucho. Aceptas el consuelo de mi cuerpo que trata de acoger tu dolor sin condiciones. No es fácil resistir la tentación de intentar pasar rápido por la situación, me cuesta sentirte tan dolorida y asustada. Pero tu dolor me guía y consigo no tratar de distraerte de tu sentir.
Te abrazo, pero te retiras y gritas, gritas mucho, con el cuerpo muy rígido. Gritas más y las lágrimas se deslizan, intensamente, por tus mejillas que habitualmente sonríen. Y siento que tus mejillas también me gustan con lágrimas. Derramas más gritos y lágrimas y tu cuerpo, todavía tenso, se va soltando, apoyando tu cabeza sobre mi hombro. Disminuyen los gritos y las lágrimas se alternan con algunos “papá” y “mamá”. Te digo que tu madre llegará pronto y te sigo abrazando y siento que tu cuerpo comienza a relajarse y se abre al consuelo que te ofrezco. Nos sentamos y alternan momentos de llanto, que cada vez se hacen más cortos, con ratos de silencio en el que se oye tu respiración aún muy agitada. Te acaricio la pierna y retiras mi mano, indicándome que este gesto no te gusta. Te acuno y el llanto va desapareciendo y deja paso a tu respiración, todavía entrecortada, pero que, lentamente, va encontrando la armonía perdida. Te duermes. Te miro y respiro contigo.
Estoy a tu lado. Mientras sueltas las cosas …

Caminar. Lucía (6 años y 11 meses)

Lucía: Por qué tienen que volver a operar a tu …?
Tanit: -Porque está enfermo, tiene cáncer.
Lucía: -Como una niña de la tele, tenía cáncer y se murió.
Tanit: -Si, a veces cuando tienes cáncer te puedes morir pero también te puedes curar.
Me miras muy fijamente, con unos ojos profundos, y me das la mano. Y seguimos caminando.
Estás a mi lado. Mientras voy soltando las cosas …

A Frida, por la belleza del recorrido de las lágrimas sobre las mejillas y la posibilidad de acompañarlas.

A Lucía, por las briznas doradas que bailan más allá del horizonte.

A vuestro lado, soltar tristezas parece tan fácil como dejar caer la arena entre los dedos. Gracias, Frida y Lucía.

Enviar comentari

  

  

  


*

pots fer servir aquests HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>